Cuando la ciudad laberinto es tierra de esperanza para navegar

Cuando la ciudad laberinto es tierra de esperanza para navegar

10 Agosto 2020

Profesor creó videojuego para seguir con sus clases de deporte.

Paloma Mol-Albarrán >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Invitado

La constante preocupación de Eduardo Arriagada Carrasco , oriundo de  la ciudad de Los Lagos  y profesor en  El Complejo Educacional Tierra de Esperanza, Unidad Educativa dependiente de la Corporación Municipal de Panguipulli, y que se  amplió  a enseñanza media en 2007, se encuentra inserto en un sector de vulnerabilidad socioeconómica, altos niveles de cesantía y un bajo nivel educacional, mismo que ha cambiado por la presencia de esta red de apoyo que se destaca por integrar al quehacer educativo el rescate de tradiciones y culturas.

En este tiempo de pandemia, que no podemos salir debemos adecuarnos  de tener a los hijos en casa  aprendiendo desde  la conectividad y la  virtualidad, creo pertinente destacar  lo adelantado e ingenioso de un profesor como Eduardo Arriagada Carrasco  que visualizó sus  problemáticas para resolver con un video juego educativo al que llamó CUIDAD LABERINTO.

¿De qué se trata? Es un videojuego educativo para  jóvenes de los cursos 7° básico  y 1° año medio, en el cual se inicia con el viaje de un personaje  para liberar a Raslaf Quintumán de la sociedad robótica Cienty4.  Contiene cuatro niveles. En cada uno se hacen preguntas literales, luego pasa a preguntas de interpretación, terminando con preguntas de reflexión.

Al terminar el juego este arroja un informe  para que el profesor pueda observar como fue el avance del estudiante.

La confección de este material pedagógico le demandó tocar muchas puertas, incluso poner dineros propios ya que los fondos  para ejecutar proyectos como este  son diferentes.

Fueron tres años de trabajo fuera de su horario, ya que era proyecto personal, por lo que conquistó confianzas, empatías, aprender de soportes, software, vincularse con nuevos lenguajes y traducirlos para emplearlos en su pedagogía y enseñárselo a sus alumnos.

Participé con él cuando me invitó hace tres años a compartir mi experiencia de artista vinculada al arte y a la tecnología ,el cine documental  y la  escritura de guión con sus alumnas de 7° año en un encuentro donde me entregué a sus preguntas  y les aporté con una pequeña semilla de  conocimientos, junto a este profesor  empeñado en mostrar  a sus alumnas que si se puede  hacer, si queremos.

Impresiona su visión de futuro para con la educación, su vocación la destaco no solo yo, porque en su comunidad  es capaz de incentivar a sus alumnos y a los padres de estos a salir a buscar y superar distancias culturales, ánimos y todo lo que puede ser obstáculo desde la iniciativa propia.    

Galeria Imagenes: