La esperanza del Apruebo contra el dato duro del Rechazo: ¿Cómo construir sin confianza?

28 Octubre 2020

Mientras un sector del Rechazo utiliza a “Chilezuela” como argumento para amedrentar, parte del Apruebo no reconoce virtud alguna en el manejo del país en los últimos 30 años, entonces ¿desde dónde construimos?

Gonzalo Chacón >
authenticated user Corresponsal Corresponsal Invitado

Hace un año vimos como nuestro país ardía de impotencia, rabia y desilusión. La promesa de una nación próspera con igualdad de oportunidades no se ha hecho sentir con la misma intensidad en todos los rincones del territorio nacional provocando una polarización cada día mas profunda.

Te puede interesar: El ser humano por el ser humano: Algunas consecuencias del antropocentrismo actual

Independiente de los resultados del plebiscito, urge desarrollar la capacidad de diálogo para aprender a discutir en el plano de las ideas y así no caer en la paradoja de la tolerancia. Hace un par de años somos testigos de las “funas” en el espacio público a figuras del mundo político. En marzo de 2018, José Antonio Kast fue agredido físicamente para impedir difundir mediante una charla sus ideas políticas “intolerantes”. Algo parecido le ocurrió a Gabriel Boric en un parque capitalino por no responder a las expectativas de algunos ciudadanos y el en primer aniversario del 18 de octubre Daniel Jadue tuvo que escapar escoltado de Plaza Dignidad.

La paradoja de la tolerancia planteada por el inglés Karl Popper, en el siglo anterior plantea, a grandes rasgos, aquellas situaciones en las cuales en nombre la tolerancia “tengo el derecho” de impedir la difusión de ideas intolerantes. El escenario actual chileno nos ha demostrado que aquella disputa de ideas se ha traspasado a las calles mediante desmanes, enfrentamientos y violencia.

La incapacidad que hemos demostrado como sociedad de discutir y tolerar ideas opuestas a las nuestras nos ha llevado enfrentamientos físicos surgidos desde la irracionalidad, la pasión y el descontrol. Esta violencia, los destrozos vistos en distintas ciudades, los datos del surgimiento económico del país durante 30 años y la campaña del terror utilizando el término “Chilezuela” han sido argumentos del sector del Rechazo para defender su posición.

Por otro lado, parte de los adherentes al Apruebo basan su decisión en la esperanza de un Chile más justo, pluralista y equitativo, un país que en conjunto será capaz de llevar a cabo la redacción de un órgano constituyente que evite perpetuar los abusos vividos. Muchos de los sueños puestos en este proceso requieren inevitablemente una mayor envergadura del Estado para poder asegurar derechos sociales como educación gratuita y de calidad, mayor equidad en acceso a salud y mejorar las pensiones de los adultos mayores.

Es justamente este punto uno de los que genera mayor conflicto, aumentar el tamaño del Estado disminuyendo el del mercado es la decisión tomada por Argentina con un gasto público muy elevado con un crecimiento económico desacelerado y los resultados están a la vista, un país con 40,9% de sus habitantes bajo la línea de la pobreza en el primer semestre del 2020.

El último mandato de Michelle Bachelet aumentó la deuda pública en un 66% respecto a su antecesor Piñera 01. Hoy, en plena crisis social y económica, el aumento del gasto público se eleva para contener consecuencias catastróficas sin hasta ahora ver alguna solución a media o corto plazo. Es el control del gasto público el que se debe cuidar para no acentuar la crisis actual, entonces, ¿Que hacemos?

La ilusión y esperanza de gran parte del país depende hoy de un actuar estatal responsable, hay otro bando que confía en la naturaleza del mercado como organizador de nuestras vidas. Crear y encontrar espacios de discusión donde las sean las ideas las armas de luchas sin caer en la violencia, controlar la ilusión de un “Estado protector de nuestros derechos“ aumentando el gasto público sin tomar en cuenta la importancia de un crecimiento económico favorable y redactar un órgano constituyente que genere mayor equidad social debiesen ser algunas de las discusiones fuertes e importantes en los meses que vienen.

Te puede interesar también: Chile: Del “oasis” de Sebastián de Piñera a “somos el mejor (equipo) del mundo” de Arturo Vidal