Yo, el Rey

Yo, el Rey

15 Noviembre 2007
El Rey de España no interviene en la contingencia. Solo reina. Pero en dos oportunidades, ha enfrentado los micrófonos para hablar a sus ciudadanos...
Jaime González ... >
authenticated user Corresponsal
Don Juan Carlos de Borbón y Borbón mandó a callar al Presidente Chávez. Pareciera que el monarca, exasperado con la ligereza verbal del mandatario venezolano, resolvió saltarse las reglas del protocolo para exigirle a su interlocutor, más que guardar silencio, que escuchara a Rodríguez Zapatero, quien defendía con hispana hidalguía, a su adversario político, José María Aznar, denostado por Chávez.
Los antepasados del Rey, sin embargo, especialmente a contar de Fernando VII, dejaron sin habla a América durante dos siglos y medio. Y no sólo obligaron a sus súbditos al mutismo, sino que, además, limitaron el pensar, prohibiendo la llegada de libros, abortando cualquier intentona de reflexión.
El grito del rey es la voz que viene desde el fondo de la historia americana. No compartimos, ni en la más ínfima letra, el exabrupto del locuaz presidente venezolano, su audaz oratoria y la soltura con que califica, arremete y arrincona a todo aquel que se cruza en su camino. Pero en los ojos relampagueantes del rey apareció la llama atávica de la corona secular, que saca su espada para ordenar a sus vasallos desordenados.
A su lado estaba Rodríguez Zapatero, expresión de la nueva España, culta, tolerante, amplia de espíritu y caballeresca en grado heroico, quien, oyendo que se denigraba a su adversario político (óigase bien, su adversario político) defendió su dignidad atropellada y honra injuriada. “Nadie más lejos que yo de sus ideas”, dijo, refiriéndose a Aznar, el Presidente del Gobierno peninsular, pero resguardó su derecho y su espacio en la España del siglo XXI.
No sabemos si, algún político chileno, estando en el extranjero, y oyendo que se ofende a su adversario, va a alzar la mano para defenderlo, con la altura de miras, la firmeza y la solvencia con que Rodríguez lo hizo, en voz e imagen, en las pantallas. Reviso la lista de ministros, senadores y diputados de ambos bandos y, la verdad, no apostaría por ninguno. Hace años, cuando se instauraba la democracia en nuestro país, un cientista político inglés que visitó Chile, dijo: “Este país va a estar maduro, cuando Lagos defienda los derechos de Pinochet y viceversa”.
En esa corta pero intensa escena, en ese punzante diálogo, se definió casi brutalmente, cuán lejos estamos de la sabia Europa y cómo nos falta camino por recorrer. Y, por ello, cuando la cultura del Presidente hispano, la exacta mesura de sus palabras, su tono respetuoso y calmo no fue suficiente para imponerse ante Chávez, entonces surgió el gran baluarte de los españoles: la vieja monarquía, que dio un lanzazo lingüístico al ya insoportable interlocutor, sin que Rodríguez se saliese de sus moldes de caballero, ni descendiera al terreno burdo del enfrentamiento.
El rey español goza, entre sus súbditos, de un respeto reverencial. He estado en Madrid, Sevilla, Toledo, Cádiz y en pueblos pequeños de aquel país y en todas partes, vi el retrato del monarca, en el lugar de honor, iluminado y realzado. Nadie osa emitir un juicio que le ofenda. Es el rey.
Pero el rey no interviene en la contingencia. Solo reina. Pero en dos oportunidades, ha enfrentado los micrófonos para hablar a sus ciudadanos: cuando se produjo un intento de golpe de estado y un grupo de uniformados se tomó el parlamento, don Juan Carlos leyó un discurso de sólo segundos de duración. Y eso bastó.
La segunda vez fue la que todos vimos. En las deliberaciones de este foro, el rey se limitó a ser rey. La parte ideológica correspondió el Presidente del Gobierno, Rodríguez Zapatero. Sin embargo, surgida la contienda, superado éste por la atropelladora verba de Chávez, entablado un diálogo de sordos, la corona real golpeó con la fuerza de las antiguas dinastías, con una espada de duro filo, como lo habría hecho el Cid. Es probable que el Rey no hable más por mucho tiempo. A sus cinco palabras solo faltó agregar, como en los viejos pergaminos que emanaban del Palacio del Escorial, la firma de “Yo, El Rey”.

Comentarios

Imagen de Domingo Cadín

La Revolución bolivariana

La Revolución bolivariana sigue adelante a pesar de los ataques internos y de los oligarcas peones del imperialismo del Tío Sam. El sueño de Simón Bolívar se pone vigente como también lo quería Salvador Allende. Ya está constituido un organismo internacional en América del Sur para hacerle frente a la voracidad económica de los organismos financieros internacionales manejados por los Estados Unidos.

Imagen de Domingo Cadín

Hugo Chávez representa la

Hugo Chávez representa la lucha contra el asesino Bush y sus denigrantes deseos de dominar el planeta a costa del sufrimiento de millones de seres humanos indefensos.

Venezuela junto a Ecuador, Bolivia, Nicaragua, Argentina, son ejemplos claros y eviventes para luchar contra los dictados del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM).

Ahora, pues, a tomar verdadera conciencia política en la senda del gran demócrata Salvador Allende, derrocado por el imperialismo yanqui, hecho deleznable que pretenden actualizarlo en estos países hermanos.

Imagen de Domingo Cadín

Hugo Chávez le puso un

Hugo Chávez le puso un hasta aquí a las trasnacionales españolas, al bandidaje económico en América Latina, etc., y el soberano todavía se cree que está en el siglo colonial sanguinario, callando a su súbdito y, cual sorpresa, le salió el tiro por la culata, felizmente.

Imagen de Zuny Leal Azocar

Este sr. Chavez es un ser

Este sr. Chavez es un ser insoportable, el que tanto odia al imperialismo, no se da cuenta que el actua como un imperialista, haciendo regalos a todos los inferiores a él, pasa a buscar en su avión a sus mas amigos, pasa a llevar a todo el que se ponga por delante, es insoportable, nadie lo aguanta, no se si tendrá esposa, pobre de ella, ni siquiera respeto a la dueña de casa, que tampoco que supo desempeñar su papel de anfitriona y mandar a buena parte a este señor con su petrodolares. Ojala que no regresa a nuestro país, gente como el no necesitamos.

Imagen de kathryn81

You may asked why Christian

You may asked why Christian Louboutin is so appealing louboutin red sole shoes . It really is elegant louboutin sale , charming also as fashion. red suede platform pumps With out any doubt red sole shoes , many people who"ve purchased the shoes will by no means forget for its gorgeous. In contrast to other luxuries, christian louboutin black heels with red soles it"s somewhat inexpensive but can be beautiful accessories. Affordable red sole heels mall