[Lectura voraz] 2 autores franceses se adentran en las sombras del nazismo

“El orden del día”, de Éric Vuillard, y “La desaparición de Josef Mengele”, de Olivier Guez. 

Imagen de Daniel Carrillo Monsálvez
373 Lecturas
08 de Enero, 2019 22:01

En pleno periodo de resurgimiento de nacionalismos extremos, dos magníficas novelas de autores franceses se adentran en la sombría alma del nazismo. Asumiendo diversos enfoques, personajes y periodos, así como con diferentes estilos narrativos, Éric Vuillard en “El orden del día” (Tusquets, 2018) y Olivier Guez en “La desaparición de Josef Mengele” (Tusquets, 2018), asumen y cumplen la tarea de mostrar, con notable destreza, el horror de una de las ideologías que llegó al extremo de la radicalidad del mal.

Vuillard articula el abordaje más arriesgado, o literario, si se quiere, escribiendo una novela que describe gestos y silencios y en la que no duda en plasmar la subjetividad  de sus opiniones, a pesar del escenario histórico que edifica de fondo. “El orden del día” se inicia con la reconstrucción de una escena del 20 de febrero de 1933, cuando veinticuatro de los principales empresarios alemanes se reúnen secretamente con Hitler en el Palacio Presidencial del Reichstag y deciden entregarle millonarios aportes que harán posible la apabullante campaña del Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán en las elecciones parlamentarias. A estos hombres de negocios los convence el discurso anticomunista del Führer y la promesa de frenar el avance de los sindicatos.

Con este hito, Vuillard comienza a desenvolver la tesis que gobierna este relato: el ascenso del nazismo en Alemania no fue una irrupción cruenta, sino que un avance lerdo que aprovechó la pasividad del resto de Europa, principalmente de británicos y franceses.

Con un lenguaje más directo, que bebe de las fuentes de “A sangre fría”, de Truman Capote, el periodista Olivier Guez reconstruye la vida secreta del criminal nazi Josef Mengele, conocido como el “Ángel de la Muerte” en el campo de concentración de Auschwitz por sus letales experimentos con seres humanos.

Guez le sigue el rastro desde 1949, cuando huye a Argentina y cambia su identidad, insertándose gracias al apoyo de numerosos partidarios del nazismo, quienes lo ayudan a escapar del cazanazis Simon Wiesenthal y del Mossad, que le siguen la pista.

Esta red de apoyo, que se extiende a su familia en Alemania, le permitió incluso viajar a Suiza como turista, usando su nombre real.

Sin embargo, los días del fugitivo Mengele están lejos de la gloria de la que siempre se sintió merecedor, a pesar de su mediocridad manifiesta, siendo magistral la forma en que Guez va desgranando la personalidad de un hombre que sucumbe en forma patética a la nostalgia de la grandeza. Sus últimos días transcurren en una favela de Sao Paulo, muriendo ahogado en una playa de la ciudad, a los 68 años.

Además de desnudar la personalidad de Mengele, basado en diversa documentación y testimonios, el autor presenta un interesante cuadro de época respecto a la fuerte influencia y presencia nazi en Sudamérica, principalmente en Paraguay, Argentina y Brasil.

“La desaparición de Josef Mengele” obtuvo el premio Renaudot en 2017; y “El orden del día” el premio Goncourt, el mismo año.

Versión para impresiónEnviar a un amigo

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de los ciudadanos que los emiten (con nombre, sin pseudónimos). Cualquier opinión que contenga insultos, injurias y/o calumnias no pasará el filtro de moderación.

Comentarios en Facebook

Agregar Comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Aqui podría estar su imagen. para registrarse, haga clic aquí.

CAPTCHA
Queremos saber si eres una persona y no un robot, por eso responde este siguiente formulario.