Hacer un comentario

[Lectura voraz] Los ojos vendados, Siri Hustvedt

Iris Vegan, una joven estudiante de Literatura que es abrumada por personajes que la empujan hacia los propios límites de la realidad, es la protagonista de “Los ojos vendados” (Planeta, 2018; 238 páginas), la primera novela de la escritora y estudiosa feminista Siri Hustvedt. La obra, que data de 1992 y que luego fue publicada en castellano solo en España, llega por fin al resto del mundo hispanohablante, precedida por el éxito de otros títulos de la autora estadounidense de ascendencia noruega, tales como Todo cuanto amé, Elegía para un americano y El verano sin hombres.  

En su debut, Hustvedt no se guarda recursos y sin duda hace una apuesta arriesgada. La novela se divide en cuatro partes, que son cuatro momentos en la vida de Iris (Siri al revés, para los observadores), partiendo por el curioso y siniestro empleo que debe aceptar para hacer frente a sus habituales apremios económicos, como estudiante pobre de Minnesota instalada en Nueva York. La tarea es escribir breves ensayos describiendo una serie de objetos personales –un guante, un espejo, una mota de algodón- de una mujer fallecida, encargo que le hace un tal señor Morning. Ante la insistencia de Iris, éste termina contándole que la dueña de esas pertenencias fue asesinada en el sótano del edificio donde vive; luego, la muchacha averigua con el conserje que el principal sospechoso había sido el propio señor Morning.

La segunda parte es una historia de amor fallida, en donde la edición del retrato que le hace George, amigo de su pareja Stephen – y que Iris sospecha fue amante del fotógrafo- introduce un nuevo elemento macabro, al sugerir la idea de un desmembramiento. La foto comienza a circular en el ambiente universitario, lo que atormenta a Iris y es, aparentemente, el detonante de una crisis de migraña que la lleva al hospital. Esto marca la tercera parte de la obra, donde conoce a la señora O., una anciana loca con quien comparte habitación y que le repele y fascina al mismo tiempo, debiendo incluso luchar contra ella.

La parte final de la novela viene dada por otro trabajo con el cual Iris busca sobrevivir a sus penurias financieras: la traducción de una extraña novela alemana protagonizada por Klaus, un retorcido muchacho que no resiste la tentación de causar daño sin razón aparente. Iris comienza a ser absorbida por este personaje, llegando a vestirse con un traje de hombre y declarando que su nombre es Klaus. Paralelamente, tiene una aventura con el viejo profesor que le encargó traducir el libro, momento en que se devela en forma explícita el porqué de “Los ojos vendados”.

En resumen, una especie de novela de iniciación circunscrita a un breve periodo de la vida de Iris Vegan, un personaje en que se leen varias señas autobiográficas de la propia autora.  

Seguro: 
Es seguro

Responder

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Aqui podría estar su imagen. para registrarse, haga clic aquí.

CAPTCHA
Queremos saber si eres una persona y no un robot, por eso responde este siguiente formulario.