Te invito a comer: “Río Arriba”, un regalo para los 5 sentidos

Esta Casa Eventos todos los domingos ofrece un espléndido menú buffet al público y está abierto para la organización de cualquier actividad. Por Paulina Benavides.
Imagen de Paulina Benavides Sotomayor
10,941 Lecturas
21 de Mayo, 2008 08:05
Un deleite al paladar fue la novedosa y única experiencia que disfruté el pasado jueves 15 de mayo en el Restaurant Río Arriba. Este lugar emplazado a orillas del río Valdivia en el sector de Santa Elvira, está inmerso en un paisaje privilegiado; rodeado de verdes cerros, donde el aire fresco y la vegetación juegan entre ellas para dar armonía al mejor de los escenarios cuando de catar vinos se trata.
Así es, porque hace no más de una semana, me enfrenté en un duelo con uno de los brebajes más antiguos y que más prestigio ha alcanzado en los últimos tiempos, al menos en nuestro país. Me refiero al señorial Vino, un líquido que en sus diferentes texturas, colores, aromas y sabores lo dejan a uno sin aliento al momento de probar su amplia gama de variedades.
Declaro mi derrota en esta cita, porque la calidad de los vinos que probé, (atención, no crean que no los hayan probado ustedes antes), acompañando los deliciosos platos escogidos por la dueña de Río Arriba, María Claudia Henríquez Le Pen, terminaron por bajar mis armas y rendirme ante los exquisitos sabores ofrecidos generosamente.
Antes de comentarles qué fue en exactitud lo que degusté aquel día, me permito hacer una breve reflexión en torno al vino. Probar un vino exige a los sentidos información en detalle, porque de la interpretación de estos estímulos nace la descripción casi artística que hacen los catadores y sommeliers, ¿no creen ustedes?


La velada del jueves estuvo acompañada por el sommelier Héctor Riquelme, vicepresidente de la Asociación de Sommeliers de Chile, coronado como el mejor sommelier de Chile en el año 2005, premio que le valió la representación de Chile en el Concurso Internacional de Cata de Vinos en Grecia, lugar que lo posiciona número 13 como mejor catador a nivel mundial. Este hombre, fue el mismo que con soltura y calidez nos recibió en la puerta del Restaurant. Esperaba a cada uno de los confirmados a este eventos, saludándonos como si nos conociéramos de años anteriores. No pude evitar la tentación de saludarlo directamente por su nombre, ante lo cual quedó sorprendido puesto que no muchos en Valdivia lo identificaban.
En un salón, estupendamente calefaccionado por el asador del dueño del lugar, Carlos Matthei, esperamos por nuestras mesas para comenzar con el festín.
Con un equipo de jóvenes debidamente vestidas con poleras corporativas del Restaurant, dimos inicio a esta degustación, mientras servían el primer vino: Cherub Rosé de la viña Montes que acompañó, con su acidez, la dulzura de una tarta de cebollas acarameladas y tocino con ensalada verde. Los tonos rosados del vino coqueteaban con las hojas del plato y su frescura aletargaba los tonos de la tarta.
La responsabilidad del segundo plato estuvo en manos de un lomo de res en pebre criollo con la armonía de un Cabernet Sauvignon Reserva de la Viña Pérez Cruz. Amigos míos, déjenme decirles que si bien un trozo de carne con pebre puede parecer algo tan simple como sencillo, la combinación con este vino ( que por lo demás el que más me gustó) hizo de este plato un gourmet y una fiesta en la boca. Su textura gruesa, con tonos a “tocino” y “chocolate” como perfectamente lo describió Héctor, impresionaron a buena cantidad de los comensales.
Comprenderán ustedes que durante las tres horas que estuvimos hipnotizados por este regalo, las reflexiones en torno al vino se hicieron más que extensas, tanto así que llegamos al punto de filosofar en torno a este “elixir de la vida” como lo llamaron algunos.
Llegamos al tercer plato en compañía de un cordero asado a la parilla con verduras salteadas al tomillo. Si bien no soy asidua a la carne de cordero, esta vez me llamó la atención la textura blanda, de esas que no hace falta un cuchillo para desmenuzar su carne, y los jugos que escurrían por el plato. El trofeo, sin embargo, se lo llevó la copa de Baron de Philipe de Rothschild, un tinto con menos cuerpo y con un grado, aparentemente, más alcohólico que el vino anterior pero que, suavemente, arrastraba los sabores del cordero al final de nuestras gargantas.
Antes de seguir debo decir que nada de esto tiene sentido si no estas acompañado de un buen ambiente, buenos amigos y la familia. No puede haber nada más grato que ver las caras sonrientes y los ojos brillantes al tomar un bocado en la boca de la gente que te rodea. ¿Hay un placer más grande en el mundo que reír y ser feliz con algo tan sencillo como COMPARTIR?
Ya casi para ir terminando, el cuarto plato: un jabalí marinado en vino tinto con arroz pilaf. Del jabalí no hay duda que tuvo varias horas de cocción. Tan blando como el cordero y perfectamente estofado y condimentado, lo cual fue perfecto para el arroz algo insípido. El maridaje de este plato lo completó un De Martino Syrah. Este vino amable y sabroso, de aroma profundo a frutas silvestres y color intenso, refinado, sólido y austero, especiado y de acidez destacable es perfecto para acompañar este tipo guisadas carnes silvestres.
Es un verdadero placer recordar ese día. El ambiente se hacía cada vez más cálido. La tensión de los más de 50 presentes a la hora de llegada quedaron atrás, mientras las copas bailaban al ritmo del ¡Salud! y ¡Buen Provecho! Ya para el postre, éramos una gran familia con un objetivo en común: aprender y disfrutar de la comida y la bebida.
Sin ser para nada experta en la cata de los vinos, disfrute esa noche con cierto temor, a causa de mi ignorancia. Sin embargo una amiga, mujer de basta experiencia en el área de la gastronomía me dijo: “no te subestimes, apuesto a que sabes más de lo que tu crees” Y ciertamente me sorprendí. No crea que por referir finezas poco comunes es una tarea reservada para expertos profesionales pues también los bebedores comunes, como habemos tantos, pueden hacer juicios bastante certeros cuando prestan la suficiente atención. Eso sí, un talento natural es imprescindible (talento que atribuyo a las ganas e intención de querer enamorarse de los vinos).
La guinda de la torta la puso el cuarteto de masas dulces armonizadas con un cosecha tardía de Casa Silva. Siendo este un vino especial para postres, debo decir que el extremo dulzor de las preparaciones empañó la delicadez del Late Harvest. Los postres fueron pastel de manzana con crema a la canela y confitura de murtas, un refrescante pastel de limón con helado de vainilla y almíbar de limón, un clásico tiramisú y un merengue de almendras con crema al amaretto y salsa de frutos rojos.
No obstante en Valdivia, en una de las zonas más bellas de la Región de los Ríos, terminamos la noche con un toque muy francés. La infaltable compañía de los quesos. Una rica degustación de quesos artesanales Matthei, todos ellos en sus distintas clases y presentaciones: con pimienta, orégano, ciboullet, edam, mantecoso, entre otros.
Ahora que recuerdo, no podría cerrar esta columna sin antes recordar una frase célebre de nuestro sommelier, Héctor Riquelme, al preguntarle cual de sus cepas era la favorita, a lo cual respondió: “si hay algo, con lo que se puede ser infiel en esta vida, es con los vinos, no con las mujeres. Cada vino depende de la ocasión o el plato que tengas enfrente, no podría quedarme solo con uno, me gustan varios y mucho.”
Ante tamaña respuesta no me quedó otra que reír y sentir que todavía existe la plena libertad y confianza de seguir aventurándose en la búsqueda interminable de mi vino favorito.
¡Salud y buen provecho!
DATOS
Casa Eventos Restaurante Río Arriba, Camino Santa Elvira, sector Quitacalzón, Parcela n° 1. Fono: 222920.
Quesos Matthei: http://www.lacteosmatthei.cl. Contacto en Valdivia con Walter Mathhei en waltermatthei@yahoo.es.

EXTRA

Sommelier, del francés "sommelier" o "sumiller", como se le conoce en España, es el conocedor de vinos que sugiere a la clientela de cualquier restaurante, el vino apropiado para la ocasión. Tradicionalmente en el Viejo Mundo un sommelier que ha sido certificado profesionalmente se identifica porque porta sobre su pecho una pequeña taza de plata colgada, el tastevin ó catavinos. En Norte América se le conoce como "sommelier" o "wine steward", y rara vez portan el tastevin.
A diferencia de un enólogo, la función del sommelier es la de analizar los vinos desde la perspectiva del consumidor, de una manera objetiva, sin ninguna atadura al productor.
Versión para impresiónEnviar a un amigo

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de los ciudadanos que los emiten (con nombre, sin pseudónimos). Cualquier opinión que contenga insultos, injurias y/o calumnias no pasará el filtro de moderación.

10 Comentarios

Comentarios en Facebook

Imagen de CAROL

Hola Paulina, estamos

Hola Paulina, estamos interesados en tus servicios pero necesitamos contactarnos contigo lo antes posible ... favor enviar un mail al correo señalado con tu número telefónico para conversar

Atte. Carol

Imagen de Sebastian Michaelis

Mee encanto tu nuevo

Mee encanto tu nuevo articulo, como dice la ceci

tas cada dia escribiendo con mas soltura y tambien

sin duda el perez cruz fue lejos el mejor

Saludos

Imagen de Ignacio Correa

Una vez más nos sorprendes

Una vez más nos sorprendes con esta columna. Hacer de los vinos un tema de conversación habitual es engrandecer la cultura de los chilenos, dueños de suelos tan propicios para su desarollo.

Por lo demás, las carnes de Carlos Matthei en Río Arriba son lejos de primer nivel al igual que sus puntos de cocción.

Imagen de Marcelo Miranda Reinhardt

Excelente columna, queda

Excelente columna, queda plasmado encantadoramente la noche vivida.

Gracias Paulina

Marcelo Miranda Reinhardt

Oficina Comercial Valdivia

Cavas Reunidas S.A.

Imagen de Viviana Paredes R.

Esta buenísimo el dato,

Esta buenísimo el dato, sobretodo por el entorno dnd se encuentra.

Súper Pauli, te felicito.

Imagen de Jorge Meneses

Exquisito, acogedor y muchas

Exquisito, acogedor y muchas otras palabras de elogio para el lugar. Los vinos estuvieron increibles, el cabernet Perez Cruz fue lejos el mejor! el querubín no se quedó lejos, muy bueno.

En resumen, deberían realizarse muchas mas muestras y reuniones de este tipo en nuestra ciudad, así rompemos la rutina.

Nuevamente Pauli, con su notable columna orientan el paladar de la ciudad.

Saludos

Jorge

pd: y el taxi?

Imagen de Carlos

Excelente idea la de la cena

Excelente idea la de la cena maridaje.Son pocas las veces que tenemos en Valdivia la oportunidad de asistir a eventos de este tipo y ojala se sigan repitiendo. Felicitaciones por la iniciativa de darlos a conocer

Imagen de Dennis

Gran trabajo, te felicito.

Gran trabajo, te felicito.

Imagen de Cecilia

Buenísima la columna,

Buenísima la columna, Pauli, cada vez mas manejo, soltura y precisión. felicitaciones!! y... cierto, el Pérez Cruz se llevó la máxima nota.

Saludos,

Cecilia

Imagen de kathryn81

cute dresses wedding

cute dresses wedding decoration ideas dresses

Agregar Comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.

Aqui podría estar su imagen. para registrarse, haga clic aquí.

CAPTCHA
Queremos saber si eres una persona y no un robot, por eso responde este siguiente formulario.